En su opinión, es imprescindible contar con un código ético que impida al lobbista ejercer una influencia de forma indebida sobre los políticos.

Ver noticia completa en PDF