La Defensora del Pueblo de la Unión Europea, Emily O’Reilly, ha publicado en ABC un artículo en el que describe el ejercicio del lobby en las instituciones de la Unión Europea y los retos que éstas deben afrontar para el futuro.

Para O’Reilly, “la actividad del lobby es una parte fundamental de cualquier democracia funcional” pero eso no es óbice para exigir unos mayores estándares de transparencia. Así, O’Reilly confía “en que el Registro de Transparencia -actualmente una lista voluntaria de los grupos de presión- adquiera carácter obligatorio y se extienda al Consejo de Ministros de la UE”.

Como indicábamos en una noticia anterior, la Unión Europea ha abierto un proceso de consulta pública para mejorar este Registro de Transparencia, gestionado de modo conjunto por el Parlamento y la Comisión de la UE”.

Lea el artículo completo de Emily O’Reilly aquí.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestros términos y condiciones, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR