Según destacó el conseller de Transparencia, Manuel Alcaraz, «la Comunidad Valenciana es la única autonomía que contará con una Ley específica que regule los lobbies» lo que no significa, matizó, «que sea una ley contra estos».

La futura Ley incluye la creación de un registro de grupos de interés electrónico, público, gratuito y obligatorio. Además, establece un código de conducta y un mecanismo de fiscalización de la información registral que contempla la posibilidad de que ciertas normas puedan ser negociadas con los grupos, todo ello sin sustituir los sistemas de participación ciudadana y de trámite de audiencia existentes.